Ir al contenido principal

CAMINO DEL CALVARIO




Un día esperado por y para muchos, pues fue un día cargado de estrenos, de expectativas y todo como casi siempre digo, de mucha música. No es para menos, pues hablamos de más de 250 músicos que estaban en uno de los mejores escenarios de España. Hablo del "Palau de la Música de Valencia", dónde en alguna que otra ocasión he comentado algunas que otras "Causalidades".

La acústica es exquisita, el público inmejorable y las formaciones musicales de alto prestigio de esta zona levantina. Son los principales ingredientes de la mejor calidad, sumados a la mano de los creadores de una música que anuncia que a través del oído, con un solo sentido podemos adivinar el resto. A la mente me llega esa famosa frase de Igor Stranvinski cuando comentó al poema sinfónico de "Soleá dame la mano", -Estoy escuchando lo que veo y estoy viendo lo que escucho...

Ahora os cuento de que va todo, el pasado 4 de Noviembre de 2012, como podéis observar en las fotografías, la banda Sinfónica del Ateneo musical del Puerto de valencia, ofreció un concierto con grandes obras como fueron, "Cançons de Mare" del compositor recientemente fallecido Rafael Talens y el ingles Phillipe Sparke con "Between the two rivers". 

Pero pudimos ver también la fiesta nacional hecha música, el Arte del toreo y como, de su música. Pedro Marín es una figura que según anunciaron prometerá bastante. Pero su pasodoble ya nos contaba el arte de este género que está sobradamente preparado en esta zona. Isidro Coll Ballesteros es autor y al mismo tiempo director de esta "Banda Sinfónica del Ateneo Musical del Puerto de Valencia" con más de un siglo de historia. Isidro dejo latente su música en una mañana de estrenos musicales y dejo su huella no sólo con  su destreza con la batuta sino que también nos deleito con su mano compositiva.

Llegó el momento de describir solo con música "La Pasión de Las turbas" de Cuenca, la procesión de la madrugada en esta hermosa ciudad, cuando Jesús camina por "CuenCalvario". Hay tanto que describir que lo mejor es que cada uno se interese e indague en el tema de cómo se vive este día la Semana Santa muy especial porque hablamos de una ciudad mágica, doy fe de ello, lo es tanto que hasta las casas cuelgan de las montañas, y sus callejones oscuros están cargados de inspiración y sentimiento, ver para creer...


Como vamos a entrar en la Obra, conviene dar detalles de la misma y también de su autor. Gracias a el portal Nuestras bandas de Música, puedo exponer el siguiente contenido:


Pedro José Viso Roger

Nace en Valencia. Cursa sus primeros estudios musicales en la Sociedad Ateneo Musical del Puerto, obteniendo el título de profesor de saxofón en el Conservatorio Superior Joaquín Rodrigo de Valencia.

Ha participado como instrumentista en diversas agrupaciones musicales de la comunidad valenciana. Es miembro fundador del cuarteo de saxofones de nuestra Sociedad.

En la actualidad imparte clases como profesor de esta especialidad en la Escuela de esta Sociedad, dirige el conjunto instrumental de la misma y es saxofón solista de la Banda Sinfónica. En julio 2012 es becado por la Berklee collage of music – Valencia, en composición y dirección de banda sinfónica.

Como compositor ha estrenado numerosos pasodobles, machas moras, marchas de procesión, música para grupos de cámara. Siendo autor de la Cantata dedicada a la Virgen de las Angustias "Mare Dolorosa", compuesta para banda sinfónica, coros mixtos, voces blancas y narrador.

Compone en el año 2012 Cuadro Sinfónico para banda y coros mixtos "Camino del Calvario" sobre la procesión de las turbas de Cuenca.


La obra la  describe el autor de la siguiente forma:


Camino del Calvario (La pasión de las Turbas de Cuenca)


En la madrugada del Jueves al viernes Santo, los turbos van llegando a la Plaza del Salvador, el canto de un pájaro, el sonido de las campanas, el dia va despertando, ...se va creando poco a poco la tensión y la emoción del dia esperado durante un año, el dia donde los turbos, llenos de recuerdos, con sus tambores y sus clarines, esperan que se abran las puertas y poder recibir al Nazareno.

Aparece el tema de las Turbas, lleno de emoción ante la proximidad del comienzo de la procesión; llegó la hora.
Dentro de la Iglesia del Salvador, los hermanos oyen a la turba fuera, los minutos se hacen interminables y el paso del tiempo es lento. La emoción y el miedo por lo que pueda pasar les invade en los preparativos. La tensión va en aumento al acercarse el momento de abrir las puertas, con toda la turba en la plaza esperando.

Tras el momento en el que el coro pide que se abran las puertas el bancero, dentro de sí, siente más que nunca esa emoción que le produce el poder vivir el momento de abrir las puertas desde dentro de la iglesia, portando al Nazareno.

Al abrir las puertas escucharemos los clarines, el grito de la gente, el ritmo del tambor, los empujones, el movimiento de la turba interpretado por los clarinetes y las flautas, el paso de los nazarenos interpretado por los instrumentos graves, la tensión del momento en la melodía de los trombones, va dando paso a gritos, tensión, gran cantidad de gente alrededor del Jesús, solo de clarines al girar las esquinas; tambor, clarín, sentimiento, pasión, tensión, el paso de la procesión, tema interpretado por la madera y la parte grave.

Seguidamente aparece el tema de los turbos, acompañado por arpegios en los instrumentos de madera, la marimba y el vibráfono simbolizando el movimiento de la turba, la aglomeración, los empujones y la emoción del momento.

La procesión llega a la fragua de la Puerta de Valencia, donde al paso de la Virgen de la Soledad, en el más absoluto silencia y respeto, se oyen los golpes de martillo en el yunque y se puede escuchar el tema dedicado a ella, donde se aprecia el sufrimiento de la madre por su hijo y el amor que siente hacia él.

Llega el momento del miserere; poco a poco la turba y el público presente, consiguen de forma casi milagrosa, un silencio absoluto. Unas 2000 o 3000 personas guardan el mayor de los respetos para escuchar el miserere de Cuenca interpretado por el coro. Silencio que se rompe en la última nota del miserere para que la turba vuelva a rugir, con más fuerza si cabe, momento de gran fuerza y estruendo por parte de todos los turbos.

La procesión va llegando a su fin, de nuevo a la Plaza del Salvador, gritando "que lo bailen" al Jesús y a San Juan. Llega la imagen de la Virgen de la Soledad a la plaza y de nuevo máximo silencio.

La parte final de la obra comienza con un solo de Corno inglés, simbolizando la emoción incontenida que le produce al turbo el pensamiento al ver que se termina la procesión y que tiene que esperar un año para poder volver a vivir de nuevo la procesión Camino del Calvario.



Para esta obra se contó con la colaboración de las siguientes formaciones corales:

Coral Polifònica d'Alcàsser 
Coral "Virgen del Castillo" de Chiva 
Coro Polifónico Santa Cecilia de Chelva 
Coral del Centre Artístic Musical de Bétera
Orfeó d’Aldaia

Las críticas no han podido ser mejores, si no visiten este enlace del periódico "Voces de Cuenca" (hacer clic para ver enlace) o este de Cuenca News, dónde no sólo disfrutaréis de críticas excepcionales sino que además cuenta con muchísimas vistas y comentarios.

Ahora toca escuchar y deleitarse con el Concierto, gracias a usuarios en Youtube como El aprendiz de Brujo,  Atenneum y JCConciertos podemos ver estos vídeos adjuntos y muchísimos más de esta formación musical en sus respectivas cuentas (hacer click en enlaces).



Pedro Marín (Estreno Absoluto):


Cançons de Mare:


Between the two rivers:



Comentarios

Entradas populares de este blog

Y ALARCOS SE HIZO REALIDAD

Si en una entrada hablaba de causalidades con ALARCOS y todo lo que rodeaba este proyecto con amigos en común, lo que viví el pasado sábado sería un sueño como la Ciudad dónde se presentó: REAL. Muy real y noble por la forma de hacer sentir a más de mil corazones presente la hermandad, y el amor que desprende esta familia que gira en torno a su música.  
Y su música no es más que un fiel reflejo de lo que son: humildad, tesón, alegría, bondad, elegancia, y un sin fin de adjetivos similares. Por ello, organizaron con sigilo y mucho mimo este evento donde el corazón de sus músicos estaban muy presentes, también estaba lleno de pasión y... si hablamos de pasión tenemos que hablar de Victor M. Gcía. Rayo que vino muy bien acompañado de su adorable esposa y de Manuel Esteban. Victor llevó su palabra y llevó el acto a su punto más excelso donde el corazón lo dejó llevar y el arte puso lo demás. 
El acto tuvo además de su música, un espacio para agradecer a todos los que habían participado …

REFLEXIONES MUSICALES CORDOBESAS

El tiempo es el mejor aliado de la comprensión. Pero es un poquito lento diría yo... Nos delata quien lleva razón, quien aprende, destapa la personalidad e intención de cada uno, y pone a cada uno en su sitio. Pero de nuevo digo que es un poquito lento... El problema es, que como el tiempo pasa y pasa, cuando llega el turno de conseguir la razón, pues es complicado que te la den, porque el mejor recurso como excusa del paso del tiempo es el olvido. Y como el tiempo lo cura todo, pues aquí paz y después gloria. 
Desgraciadamente, tengo (o tenemos porque cada uno lleva su historia) que luchar contra esto en distintos aspectos. En el terreno musical, como en todas las facetas del arte, las buenas obras no son comprendidas al principio. Luego con el paso del tiempo si son buenas, maduran y crecen para mayor deleite de todos. Hay una frase de Clement Grenberg que dice:
"Todo arte profundamente original parece feo al principio"

Y curiosamente no quiero hablar de esto ni mucho menos…

Feliz día de la Música

Hacía tiempo que no escríbia en mi humilde blog, que tantas vivencias y reflexiones me ha dado. Ahora que estoy en un momento de relax en mi Serva la Bari, Aunque en breve me voy a Archidona a dirigir a los marineros de la "AM Virgen de Gracia". Quiero hablar en este día de la música de la curiosidad de su santa Patrona: Santa Cecília. Que por cierto hablaba el año pasado en otra entrada
Me ha asombrado un cuadro pintado por Max Ernst, un pintor surrealista de principios del siglo XX (1923). Cecilia está representada de perfil. Está medio encerrada en una estructura de mampostería.
Con ello, Max Ernst subraya la analogía entre la ceguera y los atributos habituales de la joven santa que hemos comentado más arriba (su mirada hacia arriba para representar la comunicación con la música celestial). En este cuadro del siglo XX el piano no tiene teclas, es como un piano “invisible”. La imaginación y la fantasía creadora de los pintores liberan progresivamente de las representac…