Ir al contenido principal

GUADALQUIVIR COSTALERA



Llega un momento en el que la monotonía de siempre hace que las cosas hechas con mimo las des por sentado y ni siquiera te sorprendan. Pero hoy he visto que no siempre tiene que ser así. Mi amigo Fran Ortíz, coautor de nuestra marcha "Guadalquivir" para las "Tres Caídas de Triana" me envía hoy este vídeo que consigue llevarme a mi infancia, a emocionarme hasta el punto de que mis lágrimas hacen acto de presencia y me sorprendan hasta mí. 

Se me viene a la mente esa frase que dice: 

"Cuando quiero llorar no lloro, y a veces, lloro sin querer"

Lloro sin querer, porque el video en sí sólo me transporta a aquellas noches de frío en la que nos encantaba el momento del bocadillo, de compartir y volver a ver a los maestros del martillo, a la gente de la hermandad y tanta nostalgia como dije en el XV pregón de la hermandad:

¡Que gente la de tu cuadrilla! 
En una noche en la que mi padre me llevó
 al ensayo de esa cuadrilla del Cristo mío.

Hicieron realidad mi sueño,
que la magia del martillo, 
con mi humilde golpecito, 
el “barco” llevara al cielo.


Por todo esto, quiero darle las gracias a quien haya grabado este video y que sepa que me ha alegrado la tarde, y sólo pido que este año pueda ver a mi cristo con este pedacito de alma hecha música para que se sientan reflejados todos los trianeros. El espejo de Triana que es el río Guadalquivir. 

Que disfrutéis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Y ALARCOS SE HIZO REALIDAD

Si en una entrada hablaba de causalidades con ALARCOS y todo lo que rodeaba este proyecto con amigos en común, lo que viví el pasado sábado sería un sueño como la Ciudad dónde se presentó: REAL. Muy real y noble por la forma de hacer sentir a más de mil corazones presente la hermandad, y el amor que desprende esta familia que gira en torno a su música.  
Y su música no es más que un fiel reflejo de lo que son: humildad, tesón, alegría, bondad, elegancia, y un sin fin de adjetivos similares. Por ello, organizaron con sigilo y mucho mimo este evento donde el corazón de sus músicos estaban muy presentes, también estaba lleno de pasión y... si hablamos de pasión tenemos que hablar de Victor M. Gcía. Rayo que vino muy bien acompañado de su adorable esposa y de Manuel Esteban. Victor llevó su palabra y llevó el acto a su punto más excelso donde el corazón lo dejó llevar y el arte puso lo demás. 
El acto tuvo además de su música, un espacio para agradecer a todos los que habían participado …

REFLEXIONES MUSICALES CORDOBESAS

El tiempo es el mejor aliado de la comprensión. Pero es un poquito lento diría yo... Nos delata quien lleva razón, quien aprende, destapa la personalidad e intención de cada uno, y pone a cada uno en su sitio. Pero de nuevo digo que es un poquito lento... El problema es, que como el tiempo pasa y pasa, cuando llega el turno de conseguir la razón, pues es complicado que te la den, porque el mejor recurso como excusa del paso del tiempo es el olvido. Y como el tiempo lo cura todo, pues aquí paz y después gloria. 
Desgraciadamente, tengo (o tenemos porque cada uno lleva su historia) que luchar contra esto en distintos aspectos. En el terreno musical, como en todas las facetas del arte, las buenas obras no son comprendidas al principio. Luego con el paso del tiempo si son buenas, maduran y crecen para mayor deleite de todos. Hay una frase de Clement Grenberg que dice:
"Todo arte profundamente original parece feo al principio"

Y curiosamente no quiero hablar de esto ni mucho menos…

Feliz día de la Música

Hacía tiempo que no escríbia en mi humilde blog, que tantas vivencias y reflexiones me ha dado. Ahora que estoy en un momento de relax en mi Serva la Bari, Aunque en breve me voy a Archidona a dirigir a los marineros de la "AM Virgen de Gracia". Quiero hablar en este día de la música de la curiosidad de su santa Patrona: Santa Cecília. Que por cierto hablaba el año pasado en otra entrada
Me ha asombrado un cuadro pintado por Max Ernst, un pintor surrealista de principios del siglo XX (1923). Cecilia está representada de perfil. Está medio encerrada en una estructura de mampostería.
Con ello, Max Ernst subraya la analogía entre la ceguera y los atributos habituales de la joven santa que hemos comentado más arriba (su mirada hacia arriba para representar la comunicación con la música celestial). En este cuadro del siglo XX el piano no tiene teclas, es como un piano “invisible”. La imaginación y la fantasía creadora de los pintores liberan progresivamente de las representac…