VAMOS A ENSAYAR


Haciendo un pequeño alto en mis composiciones para esta temporada y en la etapa en la que estamos ahora, Carnavales, quiero transportarme a una etapa de mi niñez. El año de 1992 que tanto revolucionó a los sevillanos y para mí en lo personal también por los golpes duros que el destino te da sin avisar. 

Pero tragedias aparte, me sitúo en concreto en un pasodoble de una comparsa de Cádiz que aporta nuevas tendencias al género. No soy un erudito ni mucho menos en carnavales, pero me gusta apreciar las cosas que están hecha con tanto mimo, y sobretodo con corazón.

Lo mío principalmente es la música procesional pero este pasodoble lo descubrí gracias a unos amigos de la banda de "Las Cigarreras" cuando los fines de semana en la torre del Oro hacíamos un medley de todas las coplas de carnaval más destacadas. Recuerdo que Antonio Martínez Ares nos volvía loco y atesorábamos todas sus letras. 

Pues bien, en este pasodoble del año 1992, por la comparsa gaditana "Doremifasoleando" de Antonio  Martínez Ares podemos escuchar la rutina diaria de cualquier persona que vaya a un ensayo día tras día, y considere la formación musical a la que pertenezca como una familia. Es algo tan bello que siempre he querido compartir y ahora que estamos en carnavales es buen momento. 

No sé por qué, pero a casi todo el mundo que le gusta esta música también le gusta la música procesional, porque tiene muchas cosas en común. Gente normal, la mayoría sin estudios musicales, puro sentimiento, diferenciados por modalidades. Cuarteto, chirigota, comparsa, coro como Musica de capilla, cornetas y tambores, agrupaciones musicales y bandas de musica respectivamente,  y un larguísimo etc. 

En definitiva, os dejo que la música y los sentimientos musicales hablen por sí solos. Disfrutadlo.

Entradas populares